Enarbola Vaticano ''genio femenino'' contra guerra

Ninguna de las radicales luchas feministas respondió a las expectativas de la mujer, sino todo lo contrario; las mujeres quedaron desilusionadas con esas batallas, señaló Rocío Figueroa Alvear, encargada de la sección "Mujer" del Vaticano

CIUDAD DEL VATICANO.- La sección del Vaticano encargada de temas de la mujer enarbola la propuesta de impulsar al "genio femenino" ante una pretendida guerra de los sexos, idea errada que, según sus responsables, dominó al feminismo del siglo XX.

"Ninguna de las radicales luchas feministas respondió a las expectativas de la mujer, sino todo lo contrario; las mujeres quedaron desilusionadas con esas batallas", señaló a Notimex Rocío Figueroa Alvear, encargada de la sección "Mujer" del Vaticano.

Esa desilusión responde a inquietudes no satisfechas por ideologías que se demostraron incapaces de satisfacer las exigencias de los seres humanos, agregó.

Advirtió que la posición de lucha entre los sexos sólo provoca una contradicción. "No encontramos a las mujeres más felices si rechazan su feminidad o si se colocan en una posición antagónica frente a los hombres", dijo.

La funcionaria del Vaticano reconoció resultados positivos alcanzados por las luchas feministas del siglo pasado, las cuales tenían razón en algunos de sus postulados, pero, aclaró, el problema fue caer en la ideologización.

"Es verdad que la mujer debía ingresar en el ámbito público porque estaba devaluada y minusvalorada; el problema fue la perspectiva ideológica, porque las ideologías totalizan un aspecto de la realidad y por ello caen", estableció.

Consideró que una perspectiva antagónica de lucha o de agresión entre lo masculino y lo femenino es antihumano, porque el ser humano no está hecho para la oposición y el conflicto, sino para el amor, la interrelación y del diálogo, aseveró.

Calificó la diversidad de sexos como una riqueza en una época histórica en la cual se puede ver la realidad con más equilibrio que en pasado, y estimó que se puede anunciar la muerte de la guerra de los sexos.

Ante las críticas a la Iglesia Católica y al Vaticano de ser machistas por relegar a la mujer, Figueroa reconoció que aún falta mayor presencia del género femenino en las estructuras de la sede apostólica.

Sin embargo, destacó que en los últimos años la mujer ha ido adquiriendo puestos de decisión en diversas estructuras vaticanas, y subrayó que el Papa Benedicto XVI ha pedido a los obispos no ser obstáculo para el crecimiento del liderazgo femenino.

Figueroa precisó que no se trata de establecer una "cuota rosa" -es decir, reservada a las mujeres- en las estructuras del Vaticano, sobre todo porque no se trata de una cuestión de número sino de formación teológica, cultural y humana.

"El número no es lo que cambia las cosas, el genio femenino se debe aportar no sólo en la Iglesia sino en el mundo, para vivir una reconciliación y una reciprocidad entre las mujeres y los hombres de nuestro tiempo", concluyó.